9 de noviembre de 2010

Capacidad adaptativa


Mitigar los daños en el individuo o explotar las oportunidades,  es el objetivo para un buen desarrollo de la capacidad adaptativa que requiere la persona para funcionar en la vida diaria.

Los déficit o insuficiencias concurrentes en la actividad adaptativa representan un gran reto en la evaluación psiquiátrica, debido a situaciones que por una parte son atribuibles a las etapas de desarrollo y por otro lado que pueda tratarse de síntomas debidos a la cultura, edad y sexo.

Las causas de un déficit en la capacidad adaptativa es diversa, pero en el área médica se está de acuerdo de que es una consecuencia de varios procesos que afectan el sistema nervioso central.


Un comportamiento que normalmente se consideraría desadaptativo (p. ej., dependencia, pasividad) pudiera evidenciar una adaptación satisfactoria en el contexto de la vida de una persona en particular (p. ej., en ciertas estancias institucionalizadas). Por lo que es importante tener un claro concepto de ésta habilidad.

La capacidad adaptativa en psiquiatría se refiere a la manera en cómo afrontan las personas eficazmente las exigencias de la vida cotidiana y de cómo cumplen las normas de autonomía personal esperables de acuerdo con su grupo de edad, origen sociocultural, y ubicación comunitaria en particular.

La capacidad adaptativa está influenciada por los factores educacionales, motivacionales y de la personalidad, de oportunidades sociales y laborales, así como de los trastornos mentales y de las enfermedades médicas que pueden coexistir.

Quienes presentan discapacidad intelectual  y/ó retraso mental, además de un coeficiente intelectual (CI) disminuido, presentan limitaciones en su conducta adaptativa que se refleja en diferentes niveles:

  • En la comunicación.
  • En el cuidado de sí mismo.
  • En la vida doméstica.
  • En las habilidades sociales/interpersonales.
  • En la utilización de recursos comunitarios.
  • En el autocontrol.
  • En las habilidades académicas funcionales.
  • En el trabajo.
  • En actividades de ocio.
  • En la salud.
  • En la seguridad.
Un buen diagnóstico se logra observando directamente su forma de interactuar en actividades de la vida diaria, los roles sociales identificados consideran las actividades  para un grupo de personas de determinada edad; estos se desarrollan en ámbitos familiares, de salud, educativos, comunitarios, de ocio y tiempo libre.

Es útil la aplicación de pruebas psicológicas que valoren la capacidad adaptativa, para dar mayor soporte al diagnóstico médico psiquiátrico (p. ej., prueba de Vineland), asimismo no olvidarse de las fuentes fiables de información  independientes (p. ej., evaluación del maestro o historia médica evolutiva e historia académica).

Las interacciones personales y los roles sociales son influenciados y determinados por las  propias personas y los escenarios donde se desenvuelve.

Conocemos, que la capacidad adaptativa se logra también por el aprendizaje adaptativo o, en alguna literatura, manejo adaptativo. El aprendizaje adaptativo está basado en la premisa de que aprender de las experiencias permite a los individuos responder más efectivamente a nuevas incertidumbres, permitiéndoles cambiar ó modificar las maneras viejas de hacer las cosas y tomar mejores decisiones en la vida diaria.

Este sistema de aprendizaje representa la base para la formulación del mejor plan de tratamiento que logre el alcance de las competencias en el individuo, en el mismo desarrollo cognitivo, en habilidades  sociales, en el desarrollo psicomotriz, en el desarrollo de lenguaje, y en el atocuidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada